Madrid_Tarde de domingo diferente

Tarde de Domingo diferente.

Mi amigo Tomás lleva un par de días reclamando ser nombrado en el blog, ya que hemos pasado un par de tardes-noches gastronómicas, y todavía no he publicado nada respecto a ellas. Me he decidido por la ruta que hicimos un domingo por la tarde. Cortita, pero especial.

Este fin de semana, hemos salido poco, (de marcha me refiero). Han venido los padres de Rebeca y eso ha propiciado que hayamos hecho vida más diaria que nocturna. Así que el Domingo decidimos salir a dar una vuelta. Hoy propongo una ruta de tarde de domingo. Breve, pero intensa.

Domingo por la mañana.Andreita, me despierta, resulta que viene de Benidorm a Madrid a pasar unos días. Aprovecho la mañana y parte de la tarde para terminar unas cosas del trabajo(escribo sobre tapeo y vida nocturna, pero aunque no lo parezca, también trabajo, y me toca muchas veces, hacerlo fines de semana). El caso, es que cuando llega a casa, todavía no he terminado, pero a las 19.00 decido cortar, y salimos a ver qué nos depara la tarde.

Mi gran amigo Tomás se une al grupo. Nos debatimos entre cañas, cócteles o tartas, así que hay un café cercano a casa que reúne todas esas condiciones. El jardín Secreto, en Conde Duque, 2 ,es un sitio estupendo para pasar la tarde, pero hay que reservar, y está llenísimo y no logramos entrar. Con lo que en otra ocasión informaré de este lugar con más detalle. Merodeando por la zona, nos encontramos un café un tanto peculiar, que parece lleno de gente, y decidimos entrar.

Rustika Café. Coctelería  – tetería – cafetería y cenas(rezan en su página web), cumple todas nuestras expectativas.  El local parece pequeño desde fuera, pero tiene un fondo en esquina que permite albergar a bastante gente. La decoración es particular donde las haya. Diria que kitsch sería una buena definición. Desde un acuario con peces tropicales, hasta todo tipo de elementos colgados del techo, y un aurea oriental hacen de este lugar un sitio curioso a la vez que agradable. Para nuestra sorpresa, los baños nos llaman mucho la atención. Una barbi pegada en la puerta para ellas, y un spiderman en la puerta de ellos; detalles que marcan la diferencia. La carta muy amplia a la vez que los precios razonables. Muchas variedades de cervezas, infusiones, batidos, tartas…según compruebo, se puede cenar, así que tendremos que probar algún dia, ya que las críticas que leo son todas muy favorables. Pasamos parte de la tarde allí, el tiempo nos voló. Esperamos a que se uniera James al grupo, que venía de viaje de Granada, y decidimos buscar un sitio para cenar, sobre todo, por cambiar de sitio, somos unos inquietos, la próxima vez, iremos directamente para papear.

RUSTIKA_COCTELERÍA-TETERÍA -CAFETERÍA Y CENAS

CAFÉS_CERVEZAS_TARTAS_COMIDAS_TES

http://www.rustikacafe.net/

Llevo tiempo pasando por delante, pero nunca había entrado, así que, no se cómo, se me vino a la mente, que sería un dia estupendo para probar el muy conocido restaurante_bar en Madrid.

La Musa, en calle Manuela  Malasaña, 18. La verdad es que me llamó mucho la atención que para ser el día que era, tuviéramos que esperar en la barra (tomando una caña, claro) hasta que nos dieron mesa. Me hizo mucha gracia que nos apuntaran en una pizarra, donde estaban todas las mesas que habían atendido en la tarde. El sitio totalmente lleno! La decoración ecléctica. Estoy buscando palabras para definirla y todo lo que me viene a la cabeza son acumulación de objetos. Es una mezcla de elementos tradicionales con modernos a los que se le añaden pinturas en la pared y menús en los espejos. Me gustó mucho un pilar con pajaritos dibujados, con forma de de árbol. Verdaderamente, lo que me falla y no me cuadra de este tipo de restaurantes, es que todo me acaba pareciendo pequeño. Si tengo que ponerle una pega a la decoración, es definitivamente, a los asientos. Nos sentaron al lado del baño, lo cual, normalmente, no apetece en ningún sitio, y en una mesa para dos, en vez de para cinco, que éramos en total. Las raciones también nos parecieron bastante pequeñas, eso si, muy originales. Pedimos torta de Casar, que nos trajeron en un tarrito muy mono, croquetas(siempre que salgo, mis amigos piden croquetas, y ya lo contaré más adelante, pero solamente hay un sitio en Madrid, donde me guste comerlas), humus de berenjena, que estaba muy rico, y un plato con carne variada, y cestito de patatas, que aunque no las probé, tenían buena pinta. Tenía ganas de algo dulce, y pedimos  tarta de queso para compartir, aunque se quedó prácticamente en el plato, ya que no nos cautivó. Todo esto más bebida (normalmente, no nos salimos de cerveza y cocacola) por unos 17 euros cabeza. La verdad, es que no me pareció nada barato para lo que nos sirvieron, nos fuimos un poco decepcionados, imagino que por las altas expectativas que teníamos del sitio.

EL LUGAR_” MINIMALISMO” EN ESTADO PURO

APRETUJÓN CERCA DEL BAÑO

Para finalizar, acabamos en el Picnic. Y es que muchas noches acabamos allí como ya he dicho. Cierre de fin de semana estupendo, y ahora a dormir, que mañana hay que trabajar.


Anuncios