11 días en Brasil. Día 1_Madrid – Sao Paulo

Brasil es prácticamente un continente, con lo que conocer cada rincón es cuestión de tiempo y dinero. Sólo Sao Paulo tiene unos 22 millones de habitantes, con lo que su dimensión es escalofriante. Me ha llamado mucho la atención la publicidad en la que se anuncia que la ciudad tiene playa…¡a unos 80 kilómetros!.

Desgraciadamente, no he podido ver todo lo que quisiera, pero se me presentó la oportunidad de viajar, coincidiendo con mis últimos días en el país, y con la llegada de mi hermana, que venía tanto de visita, como a ayudarme con la vuelta. Considero que hicimos un viaje interesante, y que recomiendo si se tienen unos días de vacaciones, y si se elije Brasil como destino. No se trata de una escapada de sol y playa…aunque también tuvimos tiempo de relajarnos, nos dedicamos a conocer y experimentar tanto los paisajes, como la arquitectura, la cultura, y evidentemente, la gastronomía.

Muchas veces tengo la sensación de que a los viajes les falta un componente de cultura popular. Con ésto quiero referirme a que pocas veces nos hacemos a la idea de cómo es, cómo vive y cómo piensa la gente del país que visitamos. Si me he decidido a escribir esta entrada es para que si alguien se anima a viajar a este país maravilloso, se brinde la oportunidad de conocerlo, vivirlo, y amarlo, y experimentar cosas que igual nos hubieran pasado desapercibidas.

Dia 1. Madrid – Sao Paulo.

El primer día de viaje, se pierde prácticamente en el avión. Hay vuelos diarios directos Madrid – Sao Paulo, pero a poco que se busquen compañías extranjeras (a veces, un poco más baratas) y se tengan que hacer escala, las posibilidades de aprovechar bien el día son escasas. El vuelo directo, tiene una duración aproximada de unas 10 horas. Dependiendo la temporada en que se viaje, la diferencia horaria varia entre 3  (en invierno) y a 5 horas de menos( en verano), lo que nos hace recuperar algún tiempo para tener un primer contacto con la ciudad.

Yo vivía en el barrio de Pinheiros, (barrio que en equivalencia viene a ser el actual Malasaña en Madrid) con lo cual, recomendaría cualquier hostel, o hotel ubicado allí, principalmente, por la actividad y marcha noctura. El área que engloba la calle Paulista, y principalmente el barrio de Jardins, también es una buena zona para ubicar vuestro hotel. Los primeros días que estuve en la ciudad los pasé en un “Fórmula 1” en la avenida 9 de Julio, una opción a buen precio. Al contrario de cualquier ciudad europea, no os recomiendo para nada el centro histórico de la ciudad, ya que es un área que a partir de las 6 de la tarde se vuelve peligrosa, y nada recomendable.

Si llegáis con tiempo y ganas, yo os recomendaría que os paseaseis por Vila Madalena. Se trata de una zona dentro del barrio de Pinheiros que está llena de bares, restaurantes, y opciones de locales con música en directo. Se trata de un buen día para cenar una picanha, carne de ternera que cortada en finitas lonchas y puestas a la piedra, resulta un bocado exquisito.

Si os veis con fuerza para salir, os recomiendo en la zona el O Do Borogodó. Se trata de un lugar particular donde cada noche tocan música popular en directo, normalmente samba y bossa nova. Siempre que he ido a este bar me lo he pasado genial, y se trata de una de mis recomendaciones favoritas si se quiere disfrutar de Sao Paulo.Os daréis cuenta de que las cosas en Brasil funcionan de manera diferente a lo que estamos acostumbrados; por ejemplo, os darán una hoja en la puerta, donde os apuntarán el nombre, y todo lo que os vayáis tomando a lo largo de la noche, esta hoja no la perdáis, ya que hay que entregarla una vez se haya pagado todo para poder salir del local. Pese a tener formato de discoteca, y apenas existir mesas donde poder apoyar la bebida, los camareros os la llevarán hasta donde esteis, ya que muchas veces es imposible llegar a la barra. Para salir a fumar, hay que entregar el DNI, y sólo podréis hacerlo fuera del área que quede bajo el toldo…es muy gracioso, que en los bares donde las mesas están colocadas al exterior, no se permite fumar sentado; el suelo tiene pintada una línea amarilla, que delimita el área donde se puede fumar y donde no…aunque a veces, si el toldo sobrepasa esta línea, tampoco os estará permitido darle ni una calada al cigarro.

Este bohemio barrio de Sao Paulo está lleno de galerías,tiendas, bares y restaurantes, y también lugares diferentes como el “Beco do Batman” una calle donde se exponen graffitis  muy curiosos, y de todo tipo.

Si por alguna casualidad estáis en Sao Paulo un lunes, acercaros a conocer el “Circo no Beco”espectáculo callejero gratis, organizado por artistas locales, que todos los lunes a las 20.00 pone color a la noche de la Vila Madalena.

http://vejasp.abril.com.br/especiais/melhor-da-vila-madalena-bares

http://circonobeco.sites.uol.com.br/

Bar do Cidao. Sin duda uno de mis bares favoritos.Siempre con música en vivo, y buena comida y bebida. Recientemente fallecido el propietario, espero que siga funcionando por muchos años. La mejor opción en Sao Paulo para un miércoles noche.

Picanha. La mejor carne que he comido nunca, riquísima a la piedra y siempre acompañada de farofa (una especie de migas, de harina) y tomate y cebolla picada.

Entrada del ó do Borogoró. Situado enfrente de un cementerio, la mejor opción de marcha brasileña cualquier día de la semana.

Beco do Batman.

Circo do Beco.

Anuncios