Planes para un verano que termina: curso de buceo.

Si me preguntan qué ha sido lo mejor de este verano, sin duda diría que descubrir un nuevo mundo: el submarino.

Todo empezó por un mail que recibí del ayuntamiento (raramente ofrece algo interesante) ofertando un curso de buceo enfocado en obtener el título de Open Water Diving, lo que viene a ser un certificado que te acredita para bucear en cualquier centro PADI del mundo(siempre que no pasemos los 20 metros) interesante teniendo en cuenta que me encanta viajar, y que hay muchos destinos enfocados a esta actividad.

La dinámica diaria era la siguiente: tema de libro, revisión e inmersión, y el último día, un pequeño examen para poner a prueba los conocimientos adquiridos. Tras el “bautizo”, o primera experiencia con el equipo en piscina, realizamos cuatro inmersiones en la reserva natural Isla y Llosa de Benidorm.

He visto peces de todos los colores y todos los tamaños, estrellas de mar, incluso alguna morena y aunque todavía no he visto ningún pulpo, se que están ahí, lo que es siempre una motivación para volver a meterme bajo el agua.

Siendo de Benidorm, no se cómo no me había animado a hacerlo antes, ya que la experiencia de respirar bajo el agua es alucinante. Totalmente recomendable para aquellos que vienen por nuestras costas, y buscan algo más que discoteca y playa.

En la barquita camino a la Isla.

Aprendiendo a bucear.

Grupo de buceo bajo del mar.

Pulpo…¿de verdad existen?

Anuncios