Todos los Santos, en Ca Joan.

Sin duda, el día de Todos los Santos es un fecha significativa para comer o cenar en familia, y para recordar a aquellos que ya no están con nosotros, pero que nos acompañan día a día en nuestro camino.

Después de la ritual visita al cementerio de Benidorm, nos debatíamos entre el arroz blanco con tomate y huevo en casa (nos encanta) o salir a comer fuera, cosa que hacía tiempo que no ejercíamos la familia en conjunto. Como teníamos que hacer una última visita por Altea, nos decidimos por probar suerte en Ca Joan, restaurante del que todos habíamos oído buenas críticas.
Situada en una antigua casa rehabilitada en la carretera nacional que cruza Altea, da la sensación de encontrarse en un espacio en el que se debate modernidad y tradición, característica bastante notable de varios locales de la zona. Nos sentamos en la parte del patio de entrada donde el cañizo nos ofrecía una sombra agradable, a la vez que el calor suficiente para encontrarnos en pleno exterior en el mes de noviembre.
La carta donde predominan especialmente carnes y pescados, es variada y rica en sabores contundentes, es decir, sin ornamentación y decoro, cosa que agradezco cuando estoy deseando saborear una buena pieza de carne.
Nos ofrecieron como aperitivo una ensaladilla finísima y exquisita y pan a la brasa con tomate, algo muy típico de la zona, y que nos encanta. Para comer nos decidimos por tres entradas y un plato principal por persona. Empezamos con un “aspencat de polp sec” cuya presentación adelantaba la delicía que iba a suponer para el paladar. La ensalada de salazones de la zona nos refrescó y nos abrió el apetito hacia los sepionets, que igual fué lo más flojo de los platos inciales, seguramente, porque después de tanto salado, es difícil saborear cualquier cosa. Tengo que señalar también, que a excepción del pulpo seco, no soy mucho de comer animales con tentáculos, y que seguramente cualquier otro comensal tuviera una opinión distinta a la mía, porque puedo asegurar, eso sí, que esos sepionets estaban frescos, fresquísimos, y que al final del primer asalto, no quedó ni uno en el plato.
Como segundo, mi hermana y mi madre optaron por una chuletitas de cabrito lechal muy hechas a la brasa, cuya pinta y sabor harían las delicias de cualquier amante de este plato. Mi padre se aventuró con un entrecote, cuyo sabor a brasa y a ahumado se mezclaba con un intenso sabor a auténtica ternera, y yo con una pieza de solomillo que se me deshizo en la boca desde el primer bocado.
Para terminar, los más golosos pedimos flan con helado de turrón, y tarta de queso caseros, postres que endulzaron y pusieron el punto y final a un banquete delicioso.
Señalar que tuvimos la oportunidad de probar una cerveza elaborada artesanalmente a partir de nísperos de gran calidad. Me recordó bastante a las cervezas alemanas fermentadas tipo Franziskaner, pero con sabor afrutado, suave y agradable al paladar.
Si tengo que poner alguna pega, diré que el local en menos de una hora se completó, seguramente con más capacidad de la que estaban esperando recibir ese día, y si bien el servicio fue excelente cuando llegamos, los segundos platos y los postres se retrasaron un poco más de lo que nos hubiera gustado.
Precio moderado y totalmente acorde a lo que comimos, unos 30 euros por cabeza, que se pagan a gusto cuando la calidad y el servicio se corresponden.
Si sois carnívoros, os recomiendo que os acerquéis hasta este lugar (me llamó muchísimo la atención la nevera_expositor de carnes rojas de aspecto maravilloso) seguramente, uno de los mejores restaurantes de la zona para disfrutar de este manjar.

Ca Joan, ubicado en la Partida de L´Olla 146, en la carretera nacional que cruza Altea. Local donde se mezcla tradición y modernidad.

Patio exterior cubierto con cañizo, muy agradable en invierno en días soleados.

Pa amb tomaca.

Espencat i polp sec.

Ensalada con atún y salazones de la zona.

Sepionets a la plancha.

Cerveza artesanal de Níspero.

Chuletitas de cordero lechal.

Entrecot a la brasa con patatas fritas.

Solomillo al punto con verduritas.

Flan casero con helado de turrón.

Tarta de queso con mermelada de arándanos.

Para más información, visita la página web del restaurante.

http://www.cajoanaltea.com/index.php/es/

Anuncios