Madrid turístico y la estafa de los cofres regalo.

La entrada de hoy va de quejas contra lo que me parece la estafa de los cofres regalo (os cuento mi experiencia y lo entenderéis a la perfección) y sobre qué hacer un fin de semana de ocio y turismo en Madrid, dedicado a todos aquellos que me preguntáis qué hacer cuando visitáis la capital.

La estafa de los cofres de Dakota Box.

Desde mi punto de vista los famosos “cofres” son una auténtica estafa, no os recomiendo para nada que regaléis uno, ha sido una auténtica pérdida de tiempo y de dinero, y me hubiera salido muchísimo más económico que me hubieran dado el precio del dichoso cofre en billetes, y haberme gestionado yo mi reserva en el hotel que quiero, y la experiencia gastronómica donde a mí me de la gana.

El bono hotel.

La escapada de fin de semana a Madrid surgió tras la idea de consumir unos “packs”, “cajas” ” bonos” o “cofres” (como queráis llamarlos) que me habían regalado de Dakota Box, y que me caducaban el día 31 de marzo. Llamé con dos semanas de antelación a los número que me aparecían disponibles en los pdfs que me descargué de la página web, y me pusieron muchísimas pegas para reservar la habitación. Por lo visto únicamente había un cupo reducido disponible para este tipo de reservas en todos los hoteles, así que encontrar uno con una noche libre parecía imposible pero lo logré. Tras hablar con la recepcionista, me comentó que para que quedara confirmada, tenía que llamar a la agencia emisora de los bonos, llamé a la agencia, y de ahí me dieron el teléfono de la empresa que llevaba las reservas. Cuando conseguí contactar con la agencia, me pidieron que les enviara un mail con los datos, y tras enviar el mail, me contestaron que no había ninguna habitación disponible (pese a que en el hotel me habían dicho que sí que tenían disponibilidad). Les volví a escribir diciéndoles que había hablado con el hotel y que me habían dicho que había disponibilidad, y por fin, tras dos horas de teléfono y mails, conseguí una habitación para la noche del sábado en el hotel Ayre Gran Hotel Colón, que si no estaba tan céntrico como me hubiese gustado, no estaba mal ubicado, dado que la noche anterior la ibamos a pasar con mis tíos, que viven por la zona.

La estafa del precio: la noche de hotel suelta, me salía más barata de lo que costó el bono.

El bono restaurante.

Para más inri, reservé para cenar el sábado en un restaurante para gastar el bono de Degustaciones y Catas, y me llamaron el sábado por la mañana diciéndome que se les había quemado el local, y que iban a cancelar todas las reservas. Como el bono se me caduca el día 31, al final lo acabo perdiendo, ya que no hay nada que pueda hacer cerca de Benidorm y encima me piden 15.50 euros más, para poder renovarlo, cuando el bono cuesta 24.90 euros.

El viaje.

Salimos de Benidorm en coche, y tras unas cinco horas, llegamos a Madrid. Nos alejamos en casa de mi Tata (no pensaba pagar una noche de hotel de más, estando a tan sólo 3 calles)  dejamos las maletas y nos dispusimos a disfrutar de nuestra escapada.

Viernes noche.

Cogimos el bus número 32 de Conde Casal a la Plaza Jacinto Benavente, y bajamos andando hasta la Plaza de Sol, de ahí hicimos una ruta hasta la Plaza Mayor y paramos a tomar algo en el Mercado de San Miguel. Cenamos en Las Cuevas de Luis Candelas, en el Arco de Cuchilleros, y fuimos a tomar una copa al Delic, en el Barrio de la Latina.

Sábado.

Llegamos a Cibeles tras coger un autobús que nos transportó por el retiro, y que nos pasó por la Puerta de Alcalá. Reservé entradas para el Museo del Prado por internet, algo que siempre se debería de hacer ya que las colas son infinitas para lograr entrar. Cuando salimos visitamos el edificio del Caixa Forum, y nos acercamos a ver las obras más representativas del Museo Reina Sofía. Nunca os toméis una cocacola en la Plaza de éste museo a menos que queráis pagar 4 euros por cada una. Fuimos a comer al Barrio de Salamanca a la Taberna de Daniela junto con mis tíos. Pasamos la tarde de relax en el hotel Ayre Gran Colón, el hotel de cuatro estrellas que reservamos con el bono. Por la noche, nos acercamos a ver un par de obras a Microteatro por Dinero, en la calle Loreto y Chicote y cenamos en Jota Batela, en la plaza de la Luna, restaurante del que tengo alguna entrada anterior y al que me gusta mucho ir por el precio y la calidad de los platos.

Domingo.

El domingo no pudimos madrugar mucho por el cambio de hora. Nos levantamos, desayunamos en el hotel cuyo café estaba espantoso, y decidimos dar un último paseo por el centro, para ver los lugares recorridos el viernes noche, de día. Cogimos en autobús número 20 que nos llevó a la parada de Sevilla, caminamos hasta la Puerta del Sol, de allí a la Plaza de Oriente pasando por Ópera, subimos la Calle Mayor, y llegamos hasta la Plaza Mayor. Desde allí nos acercamos a tomar algo a la terraza de la Casa de Granada en la Plaza Tirso de Molina, que se ha reformado desde la última vez que estuve allí y donde estuvimos fenomenal disfrutando de las vistas y del sol que hacía en la ciudad.

Acabamos comiendo en casa de mis tíos, recogimos las maletas del hotel y nos volvimos a Benidorm sobre las 17 horas.

5 consejos si has decidido viajar a Madrid.

1. No os paréis a tomar nada en los lugares turísticos como la Plaza Mayor, la Plaza del reina Sofía o la Plaza de Santa Ana. Incluso el Mercado de San Miguel tiene unos precios poco recomendables si tenéis poco presupuesto.

2. Acercaros a ver una obrita en Microteatro por Dinero.

3. Moveros en bus siempre que podáis.

4. Comeros un cocido. En el blog tengo varias recomendaciones, pero entre mis favoritos, el Malacatin o la taberna de Daniela, y si estáis dispuestos a pagar unos 50 euros reservad en Lhardy o en el restaurante Botín.

5. Reservad las entradas de todo lo que queráis visitar por internet para evitar colas.

 

Fin de semana en Madrid , el Mercado de San Miguel.

El viernes noche nos acercamos al Mercado de San Miguel a tomarnos un vermú con unas aceitunitas.

Fin de semana en Madrid, Mercado de San Miguel.

Me impactó la cabeza del pez espada de esta pescadería dentro del Mercado de San Miguel.

Fin de semana en Madrid, Cuevas de Luis Candela.

Los tunos nos amenizaron la velada en Las Cuevas de Luis Candelas.

Fin de semana en Madrid, Las Cuevas de Luis Candelas.

Sentados en el restaurante, donde pedimos un plato de croquetas y otro de calamares a la romana y una sangría y cervecita.

Fin de semana en Madrid, Barrio de La Latina, el Delic.

Para finalizar el viernes nos tomamos una copa en el barrio de La Latina, en el Delic. Edu, una piña colada, yo un mojito muy rico.

Fin de semana en Madrid, Reina Sofía.

Pasamos la mañana del sábado de museos. Antes de entrar en el Reina Sofía nos sentamos en una terraza justo en la plaza. Hacía tiempo que no me sentía tan estafada después de que nos cobraran 8 euros por dos coca-colas. Consejo, intentad evitad lugares turísticos y dejaros perder por las callejuelas de Madrid, que merece la pena.

Fin de semana en Madrid, Reina Sofía.

Imagen en el interior de los jardines del Museo Reina Sofía.

Fin de semana en Madrid, en el Museo Reina Sofía.

Imagen desde la cubierta de la ampliación de Jean Nouvel del Museo Reina Sofía.

Fin de semana en Madrid , La Daniela.

Comimos en el restaurante la Daniela con Pedro y mi Tata un cocidito exquisito.

Fin de semana en Madrid, La Daniela.

Vuelco de garbanzos, patatas, zanahorias y col.

Fin de semana en Madrid , La Daniela.

Vuelco del cocido de carnes.

Fin de semana en Madrid , La Daniela.

Milhoja de nata y crema.

Fin de semana en Madrid,Puerta del Sol.

Domingo en la Puerta del Sol.

Fin de semana en Madrid, Plaza de Oriente.

Nuestra ruta turísticca nos llevó a la Plaza de Oriente y al Palacio Real. Intentamos visitar la Catedral de la Almudena, pero había muchísima gente con palmas al ser domingo de Ramos y nos fue imposible entrar.

Fin de semana en Madrid , La Plaza Mayor.

Panorámica de la Plaza Mayor.

Fin de semana en Madrid, Antón Martín.

En la terraza de la Casa de Granada, en Antón Martín, disfrutando del sol y del buen tiempo.

 

Anuncios