3 motivos por los que ir a comer a un chino-japo y nuestra visita al Meluka.

Ir a un chino es, en muchas ocasiones jugarse la salud, y la vida. Todos hemos oído leyenda de gato que sabe a pollo, o cocinas donde la mierda sube por las paredes y que brillan por la pátina más que por su limpieza. Entonces,  ¿por qué seguimos yendo a estos restaurantes? Hoy os cuento una de mis últimas visitas a un asiático en el Albir, a la vez que analizo los motivos por los cuales nos gusta mucho comer en este tipo de restaurantes.

3 Motivos por los que voy a restaurantes asiáticos.

3 B: Bueno, bonito y barato.

Los restaurantes auténticamente japoneses son caros, nunca sales de uno por menos de 30 euros por cabeza. En los asiáticos, las ofertas por menú pueden llegar a los 12.95€ con bebida incluida. Los hay buenos, para eso hay que probar los de tu zona y conocerlos. Bonitos bonitos, no son, la música que ponen podría ahuyentar a todo tipo de animales, pero a veces tienen algún detalle que no me disgusta.

Parece restaurante japonés, pero no lo es.

Porque a veces tienen sushi, que esperas que sea pescado congelado, que está realmente bueno. A mi me suele gustar pedir todas las combinaciones posibles: en maki, sashimi, niguiris… y especialmente los de salmón. El atún todavía no me ha sabido bueno en ninguno, y la caballa…no me atrevo a probarla.

Puedes comer todo lo que quieras, hasta reventar.

Los auténticos japoneses se caracterizan por raciones pequeñas, así que éste es el motivo principal por el que vamos…nos gusta comer, y comemos mucho. Salir por ahí nos suele salir caro, así que cuando tenemos hambre después de haber hecho deporte, (solemos estar caninos) nos gusta ir a este tipo de restaurantes, para recuperar energía.

Restaurante Teppanyaki Meluka.

Aluciné cuando entramos al restaurante ya que pese a ser entorno las 4 de la tarde todas las mesas estaban ocupadas, y los camareros se dedicaban a correr más que a atender por todo el local. Cuando nos sentaron, el suelo contenía restos de lo que había sido la comida anterior, obviamente nadie tuvo tiempo de retirarlo. El mantelito que nos pusieron bajo del plato, estaba de un pegajoso nivel 8, así que decidí retirarlo enseguida. Volví a mirar la cantidad de gente que había en el local, por lo menos, estaba claro que salida de producto tenían. Nos trajeron la carta del menú, pegajoso nivel 10. Las hojas estaban que se caían. Para ser un restaurante de “all can you eat”, me resultó raro que no tuvieran fotos de los platos. Ésto ocasionó que pidiéramos un plato de pollo picante, que tenía una pasta amarilla harinosa como salsa, que realmente no nos pudimos comer, yo ni probar, nos lo hubieramos ahorrado de haber visto la foto.  por lo demás, todo correcto. Algún plato cayó volando sobre la mesa, debido a la prisa con la que los camareros nos sirvieron. Una botella de agua grande, dos cervezas, y todo lo que nos gustó y pudimos comer por 12.95€, no está mal. Seguramente no volvamos porque nos gusta mucho más el Oku Sushi  en Benidorm, que nos queda mucho más cerca, y donde se come bastante mejor.

Información de interés.

Dónde: Avinguda de L’Albir, 98.

Trip Advisor: En el puesto 79 de 171 restaurantes en Alfaz del Pi.

Restaurante Meluka Albir, fachada

Fachada del restaurante Meluka, en el Alfaz del Pi donde podemos ver en la entrada su gran oferta.

 Restaurante Meluka Albir, decoración poco cuidada.

Decoración poco cuidada del restaurante que seguramente pertenecía al antiguo negocio que existiera en el mismo local.

Restaurante Meluka Albir, interior cocina

El local cuenta con una cocina central, lo que suele tener una parte buena, y otra mala. Por un lado, se ve lo que el cocinero prepara, y permite a los camareros servir con rapidez, por otro lado, sales del restaurante apestando a comida y a salsa teppanyaki.

Restaurante Meluka Albir cubertería.

Mantelito cutre bajo el plato que tuve que retirar en cuanto pude.

Restaurante Meluka Albir, el menú

Parte de la carta, metida en una funda de plástico pegajosa. Sin imágenes, lo que hace difícil a veces saber qué plato comes.

Restaurante Meluka Albir, interior

La sala llena de comensales. Supongo que buscando como nosotros, comer mucho a un precio económico.

Restaurante Meluka Albir , pollo tepanyaki

Pollo teppanyaki, muy bueno de sabor. El único problema es que usaron el muslo de pollo, que no nos acaba de gustar la textura.

Restaurante Meluka Albir , nosotros

Una imagen nuestra en el local, antes de que nos trajeran la comida.

Restaurante Meluka Albir

Wan tun frito. Estos saquitos rellenos de queso junto con la salsa agridulce fueron lo mejor de la comida.

Restaurante Meluka Albir, sopa miso

Sopa de miso correcta.

Restaurante Meluka Albir sushi

Arroz algo pastoso, pero salmón decente. Lo mejor, los niguiris y el sashimi de salmón. El resto de piezas algo secas y con poca gracia.

Restaurante Meluka Albir, soja

La soja que no era soja de Kikoman. Por más que intenté encontrar el sabor a esta soja no lo encontré. Me dio la sensación de que la habían mezclado con agua.

Restaurante Meluka Albir, pollo picante

El pollo en salsa harinosa que no me pude comer. Su consistencia era de dudosa procedencia.

Restaurante Meluka Albir, pepino

Decente ensalada de pepino y alga, cortado algo gordo a mi parecer.

Restaurante Meluka Albir, rollitos

Rollitos de primavera.

Restaurante Meluka Albir,tallarines

Creo que éstos han sido los peores yakisoba que he tomado en mucho tiempo. Recalentados, pasados y sin ningún tipo de gracia. No nos los pudimos acabar.

Restaurante Meluka Albir , la cuenta

Lo mejor: la cuenta. 12.95€ por cabeza. Momento bueno: comimos mucho. Momento malo: no se si mereció la pena.

Anuncios