Qué visitar si vas a Valencia un fin de semana.

Disfrutar un fin de semana en Valencia es fácil y se pasa muy rápido. Si nunca has estado, igual piensas visitar el Oceanogràfic o la Ciudad de las Ciencias. En nuestro caso (fuimos mi tía, Magda, mi hermana y yo) hemos hecho más de una visita a sus instalaciones, con lo que nuestra estancia se basó en patear la ciudad, visitar el IVAM como nota cultural de una de las jornadas, la Catedral como punto de reflexión, dedicarnos a probar restaurantes e ir de tiendas y rebajas. A continuación las claves para explotar al máximo un fin de semana en la capital valenciana.

Cómo llegar.

Salimos el viernes a las 13.00 de la tarde en coche y por la Autopista llegamos al centro de Valencia para comer.

Si vienes de cualquier otro punto de España, Valencia está muy bien comunicada por lo que se puede llegar en tren o en avión.

Dónde dormir.

Mi tía descubrió los apartamentos Valencia Flats Catedral, y quiso repetir. Ubicados en la Calle Tapinería, ocupamos un apartamento para cuatro personas, en una segunda planta. Equipado con dos habitaciones, dos cuartos de baño, una cocina y un amplio salón,donde las estancias principales daban a exterior. Decorado mínimamente pero con un elemento escultórico potente en la entrada, se tratan de apartamentos modernos, prácticos, espaciosos y lo más importante: limpios y muy céntricos.

Dónde desayunar.

Si estás por el centro de Valencia, un sitio ideal para empezar la mañana con una horchata y unos fartons, es la Horchatería de Santa Catalina, en la plaza de Santa Catalina 6. Exquisitos los churros con chocolate, otra de sus opciones para los que nos gusta coger con fuerza el día.

Dónde comer.

Visitamos varios restaurantes, donde disfrutamos de la gastronomía más genuina valenciana, concediendo una licencia a un restaurante chino. Poco a poco iré haciendo próximas crónicas de mis favoritos, donde os podré mostrar con detalle lo que pedimos y comimos en cada uno de los locales.

Mercatbar: restaurante de Quique Da Costa en Valencia. Cocina de raciones pequeñas, pero deliciosas y de las que sorprenden a precio razonable.

La Pepita Pulgarcita: en el centro, cerca del Museo de los soldaditos de Plomo. Comimos fenomenal, raciones generosas, sabrosas y al mejor de los precios.

Casa Guillermo: restaurante que parece haber cambiado de ubicación hace pocos años, donde pudimos disfrutar de sus típicas anchoas a precio prohibitivo. Merece la pena desplazarse hasta aquí para probarlas.

Bodega Casa Montaña: local con solera en Valencia, hay que pasar por la barra para acceder al comedor. Si bien es verdad que todo lo que comimos estaba rico, considero que los precios fueron algo elevados para lo que consumimos.

Restaurante chino Mey Mey: donde acabamos la jornada del sábado. Muy recomendable si os gustan los platos de este género.

Qué visitar.

Pasear el centro de Valencia es una gozada. La ciudad está limpia, las calles son anchas y se puede disfrutar de su arquitectura, especialmente de las fachadas decimonónicas.

Catedral de Valencia: donde se puede disfrutar de los espacios góticos y de los ángeles del ábside recién descubiertos.

IVAM: El Museo de Arte Contemporáneo de Valencia, siempre tiene alguna exposición que os sorprenderá. En esta ocasión pudimos visitar la exposición de artistas como Grete Stern o la desconcertante obra de Gillian Wearing. La entrada cuesta 2 euros.

Fundación Bancaja: donde podréis disfrutar de distintas exposiciones y distintas actividades , como la de Picasso y el Museo o distintos conciertos durante la semana.

Microteatro por Dinero: una divertida opción para pasar las tardes en Valencia, en este link, podéis ver un resumen de una visita que hice hace algún tiempo.

Tiendas.

Tratándose del primer fin de semana de enero, os podréis imaginar cómo se encontraba de gente Valencia, para encontrar lo mejor de lo mejor de las rebajas. Podéis encontrar todo tipo de tiendas de ropa, como Zara, Mango o H&M. También podreis encontrar tiendas muy chulas de decoración como Kenay o Espai Home

Valencia flats catedral

Los apartamentos Valencia Flats tienen los balcones que dan a la calle decorados con personajes de diferentes cómics: opción diferente y divertida que animan y mucho a alojarse en ellos.

Valencia, Pepitaa Pulgarcita.

En la fachada del restaurante Pepita la Pulgarcita, en la calle Caballeros, 19.

Valencia , Pepita Pulgarcita.

Atún con algas realmente delicioso, y el plato que más nos gustó de Pepita Pulgarcita.

Valencia, callejeando.

Una imagen de la arquitectura que os podéis encontrar si callejeáis por valencia.

Valencia, Valencia Flats.

Interior del apartamento: hall y salón. Los apartamentos Valencia Flats, me parecieron funcionales y prácticos a la vez que modernos. Francamente me impactó la estructura de acero que coronaba la entrada.

Valencia, Valencia Flats.

Espaciosa cocina del apartamento, en grises y blancos. Cocina bien equipada, aunque creo que deberían poner las instrucciones del uso de los aparatos, ya que por ejemplo, en mi caso, nunca he usado un fuego de inducción, y nos costó encender el fuego para prepararnos un café por la mañana.

Valencia, Valencia flats

Imagen del amplio y minimalista salón, con una ventana que daba a un pequeño balcón exterior, donde se podía salir a fumar.

Valencia, Kenay.

Instantánea de la tienda de muebles Kenay, que me enamoró por su diseño noruego, funcional y sus precios asequibles.

Valencia, Mercatbar

Fachada del MercatBar de Quique Dacosta, en Calle Joaquín Costa 27.

Valencia, Mercatbar.

Uno de los deliciosos bocados que probamos; en un próximo artículo os mostraré los platos que degustamos.

Valencia, Mercatbar.

Imagen del espacio que tienen destinado a venta en el restaurante de Quique Dacosta.

Valencia, horchatería Santa Catalina.

Fachada de la Horchatería de Santa Catalina, en Plaza Santa Catalina, 6. Nos acercamos a desayunar la mañana del sábado.

Valencia, Horchatería de Santa Catalina.

Interior del local de la horchatería, donde se conserva tanto el mobiliario como los azulejos antiguos. Un sitio ideal donde tomarse una horchata y un fartó.

Valencia, desayuno.

Chocolate con churros.

Valencia, Mercat Central.

Cómo no, visitamos el Mercat Central de Valencia, uno de mis favoritos de España.

Valencia, Mercat Central.

Imagen del espectáculo de la carnicería.

Valencia, Mercat Central.

Uno de los increíbles puestos de aceitunas.

Valencia, Mercat Central.

Imagen de uno de los puestos de pescado y marisco. La gamba roja habla por sí sola.

Valencia, Mercat Central.

Imagen de la estructura metálica y de la impresionante arquitectura del recinto.

Valencia, Mercat Central.

Para terminar, los puestos de verdura, dando color y frescura.

Valencia, Catedral.

Entrada a la Catedral de Valencia. La entrada cuenta unos 5 euros, precio que a mi juicio es algo caro.

Valencia, Catedral.

Cúpula de la Catedral de Valencia, recientemente restaurada.

Valencia, Catedral.

Imagen de la nave principal de la Catedral.

Callejeando por Valencia.

Unos azulejos que manifiestan la repulsa del pueblo a la especulación.

Valencia, Casa Guillermo

Fachada de Casa Guillermo, en el Carrer del Progrés, 15, en el barrio de Cañamelar.

Valencia, casa Guillermo.

Interior de Casa Guillermo. Local de reducidas dimensiones,se ve limpio y muy coqueto.

Valencia, anchoas en Casa Guillermo.

Casa Guillermo es conocida por sus famosas anchoas, que según dicen, son las mejores de toda España. Me encantó el toque del ajo laminado, dejaba un sabor en el aceite, que hace que no puedas dejar de mojar pan.

Valencia, las anchoas de Casa Guillermo.

En su interior se puede ver cómo la duela limpia con cuidado y esmero las anchoas, algo que justifica el alto precio de este manjar.

Valencia , Bodega Casa Montaña.

Bodega Casa Montaña y su fachada. Restaurante de gran tradición en la zona del Cabañal, muy cerca de Casa Guillermo.

Valencia, Casa Taberna Montaña.

Interior de esta típica taberna, donde se puede acceder a la sala del restaurante por debajo de la barra.

Valencia , Taberna la Montaña.

Boquerones fritos, una de las tapas que pudimos degustar.

Valencia, Casa Taberna la Montaña.

Tapa de queso fundido, de lo mejorcito que comimos en este local.

Valencia, Valenbici.

Una imagen mía en la Plaza de la Verge. Me encanta Valencia porque es una ciudad donde la bicicleta de alquiler público funciona fenomenal, así que os recomiendo que os informéis, y que las uséis si visitáis la ciudad.

Valencia, Microteatre.

Tarde de Microteatre, en la Calle Cádiz 59.

Valencia, restaurante chino Mey-Mey.

Fachada del restaurante Chino Mey-Mey en la Calle Historiador Diago, 19.

Valencia, tallarines en el restaurante chino Mey Mey.

Uno de los platos que pudimos disfrutar en el restaurante.

Valencia, Ikea.

Para finalizar el fin de semana, no pudimos evitar pasar por Ikea, donde encontré alguna pieza para decorar el salón.



Anuncios