5 cosas que nunca te dijeron de Tailandia.

Revisando apuntes del viaje estrella de este verano, descubrí un apartado donde había escrito cosas inexplicables que nos pasaron,  sobre las que no habíamos leído, ni predecido que nos podrían pasar. Os dejo una lista de las que más me llamaron la atención, y espero que os ayude para vuestro próximo viaje.

1. La mayoría de los Tailandeses NO habla inglés.

Te van a sonreir siempre, te dirán que sí a todo, pero no te dejes engañar, lo más seguro es que no se hayan enterado de nada de lo que les has dicho. Descárgate un traductor y haz un curso avanzado de señas o estás perdido.

Qué me pasó: Me subí a un taxi que pensaba que me llevaría a una distancia de 17 km, y me llevó a 70 km de donde estaba.

2. No les gusta el regateo.

Te dirán y leerás que hay que regatear, pero muchos se enfadan si te pasas con la bajada del precio inicial. Hay mercadillos en los que directamente no se regatea. No digo que no lo intentes, pero te aseguro que vas a terminar cansado de probar suerte.

Qué me pasó: Me llevé más de una maldición cuando intentaba sacar a precio de ganga alguna de las cosas de diseño que se vendían en Chatuchak ( por cierto, no os lo perdáis si estáis en Bangkok el fin de semana).

3. ¿ Quieres alquilar moto? Prepárate para dejar el pasaporte.

Si tienes reservas con dejar a un completo desconocido tu bien más preciado en el país, quítate la idea de alquilar moto, o pagarás un alto precio como fianza.

Qué nos pasó: En Ko Samui nos pidieron 50.000 THB por moto de fianza. No nos quedó otra que sortear quien dejaría un pasaporte. Tanto en Phuket como en Ko Phangan pudimos alquilar por unos 10.000 THB de fianza las tres motos, algo bastante costoso pero que en uno de los casos nos permitió ahorrarnos el taxi, ya que las alquilamos nada más llegar. Se oyen leyendas de que si tienen algún rasguño, no te devuelven el dinero o pasaporte hasta que pagues. Nosotras hicimos fotos y vídeos de todas las motos antes de salir. Es gracioso en cambio que nadie te pida explicaciones por la gasolina, puedes devolverla prácticamente vacía.

4. Ningún taxi te sube si exiges que te pongan el taxímetro.

Por más que lo intentamos, en cuanto te ven cara de turista quieren negociar un precio por trayecto.

Qué nos pasó: Estuvimos más de 30 minutos parando taxis en el barrio de Siam en Bangkok hasta que al final uno accedió a llevarnos por un precio pactado pero que entendimos que entraba en lo razonable, de taxímetro nada de nada.

5. Comer y beber NO es tan barato como pensábamos.

Comer y beber en la calle es barato, incluso en el centros comerciales los precios son asequibles. Como pretendas meterte en algún restaurante las cosas cambian…y no sabéis cómo.

Qué nos pasó: El precio de la cerveza varía dependiendo de los locales, y oscila de los 30 a los 160 THB según donde la pidas. La mayoría de veces comimos sentadas en restaurantes por una media de 10 euros por cabeza. No es que sea mucho, pero tampoco me resultó tan barato como me habían dicho que iba a ser. El precio de la fruta en los puestos de calle era prácticamente el mismo que aquí, y la comida que no fuera tailandesa también se encarecía respecto a su cocina tradicional. El precio de los desayunos es casi el de aquí, pero os recomiendo que os deleitéis por las mañanas con el primer plato del día: son abundantes y estupendos para coger fuerzas.

Y a ti, ¿ te pasó algo extraño en Tailandia que no esperabas? ¿Cuéntanoslo dejando un comentario!

Mercado flotante en tailandia

Mercado flotante a 70 km de Bangkok, donde acabé por no entenderme bien con un taxista que parecía que me entendía perfectamente en inglés.

Viaje a Tailandia.

Uno de los muchos restaurantes donde comimos comida tailandesa en Chiang Mai, donde salimos a unos 12 euros por cabeza. La cerveza encarecía muchísimo el precio de la comida, y en muchas ocasiones era más cara que los platos.

Viaje a Tailandia, regatear en Chiang Mai.

Mercado de fin de semana de Chiang Mai, donde había artículos de diseño y los vendedores se ofendían ante la idea de que les intentaras regatear.

El café en Tailandia tiene precio europeo.

Fabulosos los desayunos, a precio europeo, pero muy bien elaborados y contundentes.

Viaje a Tailandia, alquiler de motos.

Alquilando moto en Ko Phangan, donde nos perdimos y tuvimos que cargar con las mochilas muchos más kilómetros de los que realmente había de distancia desde el puerto al hotel.

Coger taxi en Tailandia.

En el taxi el primer día que llegamos y el único donde nos pusieron taxímetro del aeropuerto al hostel donde nos hospedábamos.

Comer en Tailandia.

Carta con los precios de los platos en un restaurante en China Town en Bangkok.

Anuncios